OCHO ERRORES COMUNES A EVITAR EN SAN VALENTIN.

Ocho errores comunes a evitar al regalar una joya este San Valentín, evitando compras fallidas de última hora y tristes desaciertos.

El arte de regalar por San Valentín no tiene tanto misterio: basta con seguir a nuestro corazón, hacer caso a esa vocecita interior que nos guía. Se más intuitivos que racionales.

Dedicamos esta pequeña guía a conocer esos errores tan comunes y a daros pequeños consejos para subsanarlos. Y que vuestro regalo éste San Valentín sea perfecto. Para que transmita realmente lo que vuestro corazón siente hacia esa persona especial.

1.- Tener miedo a las joyas.

Empecemos por el principio. El Mundo de las joyas no tiene porque asustarte. Aunque pienses que estas navegando en aguas desconocidas, las joyas son un recuerdo instantáneo que generas para toda la vida. Olvidate de la institucionalidad y el protocolo, regalar una joya no tiene que apelar siempre al mayor de los compromisos y sí al cariño que le tienes a esa persona.

2.-Pensar que “más es más”.

Gran error. Quizás porque todavía bebemos de esas palabras de Marilyn que nos recordaban que los diamantes son los mejores amigos de las mujeres. Precisamente una de las máximas de la moda es que “menos es más” y ,a veces, una pieza sencilla y pequeña, es la clave para dar con el regalo perfecto.

Anillo Luna
Menos es más.

3.- Regalar clásicos a una persona moderna y viceversa.

A menudo tendemos a regalar con ostentación, sin pensar en qué le gusta a esa persona. Pensamos que algo muy caro y sofisticado nos hará quedar mejor que algo sencillo y minimalista y más económico. Cada persona tiene su estilo propio y sus gustos, y precisamente en San Valentín es el momento adecuado para demostrar que realmente conocemos a esa persona, por eso estamos enamorados de ella.

4.- Solo regalar joyas en pedidas de mano o cumpleaños.

Hoy en día las joyas no solo la representación de momentos solemnes y formales de nuestra vida. Hay muchos momentos relevantes y significativos. Seguro que tenéis muchos recuerdos de momentos vividos con esa persona que son inolvidables. Y si estáis en el inicio de la relación , este es buen momento para crearlos.

Son todos ellos momentos dignos de recordar como cualquier otro , y quizás, en el caso de esos pequeños momentos como el de la primera mirada llena de amor, o ese momento en que se vuelve a despertar esa chispa de ilusión por la persona amada, sean mucho más especiales para vosotros que las conocidas como verdaderas ocasiones especiales.

5.- Pensar que una joya es solo cosa de “gente seria”.

Rotundamente no. Las joyas pueden ser divertidas y ser sencillamente un guiño de cuanto conoces a esa persona.

Las joyas pueden ser divertidas.
Las joyas pueden ser divertidas.

6.- Solo regalar una joya una vez en la vida.

Hay que pensar en lo que simboliza el regalo en vez del regalo en sí. Puede ser el símbolo continuado de lo duradero de vuestra relación. También de vuestra intención clara y contundente de que así sea.

7.- Regalar algo necesario.

Nada peor a la hora de regalar que irse a lo que la otra persona necesita, como un pijama. Un regalo es algo especial, no algo necesario. Los momentos en que decidimos hacer un regalo a la persona amada, como en San Valentín, son para expresar sentimientos, transmitir interés y conocimiento de esa persona especial. Un pijama no transmite nada.

Regalos innecesarios pero con alma.
Regalos innecesarios pero con alma.

 

8.- Creer que una joya es solamente un objeto.

Una joya siempre es más que la joya en sí. Es un detalle, un símbolo, es una muestra de amor y de intimidad, de conocimiento y complicidad. Se trata de que esa persona sepa que de verdad es especial para ti.

Podéis visitar nuestra web donde encontrareis muchas ideas. Todas nuestras joyas tienen una historia detrás, un sentimiento que las generó y inspiró su creación.